Sumatoria

Desestacionalizar parece ser la palabra de la hora. Atrás quedaron los días en que blancos y rosados eran presentados en noviembre para ser disfrutados por una afición acuciada por la canícula. Y esto tiene que ver con una oferta cada vez más madura que empieza a ofrecer etiquetas que pueden llegar a ser bastante más que una alternativa refrescante. Claro ejemplo de esta tendencia fue la presentación otoñal de las Special Creations de la joven enóloga Noelia Torres para Ruca Malen.

 

La cita fue en el espacio que el grupo Molinos tiene en el coqueto barrio de Recoleta y contó con la presencia de Lucas Bustos, responsable de la gastronomía del restaurant de la bodega en Mendoza. “Más allá de que Lucas sea un gran chef y que quisiéramos traer la experiencia de Ruca Malen como bodega a Buenos Aires, los maridajes de esta presentación quieren dejar en claro las posibilidades de estos nuevos vinos– comenta Torres- Creemos que estos Blends tienen características propias que los hacen compañeros viables de los más diversos platos.”

 

Noelia Torres, recientemente premiada como una de las mejores enólogas sub 40, y de reconocida trayectoria en bodegas como Viña Cobos, presenta estas dos novedades que, incluso, crean su propia línea dentro de Ruca Malen. “Nos pareció que era un momento donde el público puede estar receptivo a este tipo de propuestas, utilizando cepas no tan conocidas o procedimientos distintos. En el Blend de Blancas tenemos un protagonismo bastante marcado del Gewürztraminer, ya de por sí una uva no muy popular. Y en el Blend Rosado propusimos una combinación de tintas y blancas.”

 

Las características de ambos vinos y la originalidad de sus perfiles quedó de manifiesto en la presentación y cata. Abriendo con el Blend de Blancas se nota una presencia mayoritaria del Gewürztraminer con sus notas tropicales de mango y flores blancas seguido por un Semillón que aporta cítricos y toques herbales y apenas un mínimo porcentaje de Chardonnay para sumar frutas blancas y de carozo a la mezcla. El origen aluvional del suelo de Tupungato suma una acidez marcada que hace pensar en un potencial de guarda de tres años.

 

En el caso del Blend Rosado aquí se optó por combinar Malbec y Chardonnay con ambas cepas coprensadas, cofermentadas  y co-sechadas al mismo tiempo (con la consiguiente pesadilla para los responsables del viñedo, según nos confiesa Noelia). La apuesta por la frescura es clara. Se trata de un vino procesado en tanque, con la fruta roja típica del Malbec más los toques cítricos y el durazno del Chardonnay.

 

Otro de los rasgos distintivos de estas Special Creations es su relación precio-calidad y que se trate de partidas bastante pequeñas– cierra Torres- Queremos que sean la cabeza de playa de una serie de apuestas por sabores distintos  con valores amigables que no vuelvan prohibitiva esa experimentación.”