Mixología sustentable

El viejo y conocido ritual de sentarse en una barra a beber y, quizás, desgranar historias con el cantinero parece no alcanzarle a las nuevas generaciones. Conceptos como sustentabilidad, experiencia de lujo y un celo inédito a la hora de escoger el spirit para un cóctel están a la orden del día. De éstas y otras tendencias en el mundo de la mixología vino a hablarnos Lauren Mote, Embajadora y Mixóloga oficial de la cartera Reserve de Diageo.

 

Simpática y muy alta, Mote ocupa un lugar destacado dentro del equipo de comunicadores de la empresa puesto que, a diferencia de otros presentadores que pueden variar según la ocasión, ella es un miembro orgánico de Diageo. Su responsabilidad es educar y ser parte activa de la movida World Class. Ésta es una plataforma pensada para activar las barras del mundo merced a sus dos ejes principales: la formación y un concurso mundial para elegir al mejor bartender del año.

 

Justamente en el rubro didáctico fue que pudimos asistir a una Master Class para bartenders y periodismo especializado.

 

Existen varios fenómenos confluyendo en este momento a nivel global. Hay un gran incremento del interés entre los jóvenes por sumarse al consumo de coctelería. Y también notamos que a esta nueva generación no le da lo mismo cualquier producto como base de sus tragos. Ya no se recurre al “bueno, es un Martini, habría que ponerle vodka” sino más bien a una elección entre las diversas opciones basándose en el propio gusto, en la calidad y también, porque no, en la historia de una marca. Eso es de gran importancia para Diageo y el área que me compete, puesto que contamos con productos premium para ir a la caza de esa mixología superior. Tanqueray 10, Johnnie Walker o Zacapa no son sólo representantes del gin, el whisky o el ron sino expresiones superlativas de cada uno de ellos.”

 

Otro concepto tiene que ver con la sustentabilidad, con la conciencia ecológica que suma a la hora de preservar el medio ambiente. Se empieza a tener en cuenta evitar cosas como el desperdicio de agua, la forma de producir hielo o cosas tan simples como que no se gaste tiempo y energía recorriendo una barra demasiado larga. Esta tendencia se puede ejemplificar a las claras en uno de los bares más reputados de New York, The Dead Rabbit. Allí sus responsables han recurrido a un enfoque ergonométrico, pensado para que todos los elementos necesarios estén al alcance de la mano. Aquí podemos ver un ejemplo de una solución que ayuda a optimizar recursos y que sólo necesitaba de una mínima reflexión: en vez de tener las botellas originales se trasvasa su contenido a botellas más pequeñas con lo cual se cuenta con los mismos productos ahorrando espacio.”

 

Finalmente Mote reunió la sustentabilidad con la tendencia a llevar el maridaje con la buena mesa al siguiente nivel. “Vemos cada vez más que los bartenders tratan de emular a los chefs, nutriéndose de ellos y de sus técnicas. Esto trae aparejado, además, una ventaja intrínseca puesto que las cocinas tienen una vasta cultura de reciclar y tratar de seguir reutilizando recursos. Entonces ya no se desperdicia una sola parte de una fruta, por caso. Tenemos el ejemplo de un clásico Martini Express al que se le ha adicionado banana. Pero no de la fruta sino de la cáscara. Además en la propuesta se lo sirve en la carcasa de un Jicara, una fruta mexicana la cual, una vez lavada, puede volverse a utilizar sin problema.”