Azul profundo

El último Salón de Ginebra fue el marco para que Panerai presentara este gigante de las profundidades dedicado a una verdadera leyenda de los mares: Guillaume Néry. El recordman mundial de apnea cuenta con dos versiones de este poderoso guardatiempos.

 

Con el impactante registro de haber descendido 126 metros con una sola inspiración no sorprende que la marca que nació bajo el signo del submarinista le dedicase estas soberbias piezas. Panerai vió la luz como un reloj pura y exclusivamente militar y arrancó precisamente como proveedor de la Real Marina Italiana hasta pasar luego a servir como reloj oficial de otras naciones del Mediterráneo como, por ejemplo, Egipto con sus increíbles “Bronzo“.

 

Tal es la prosapia hiperprofesional del ADN de la marca que sus perfiles de caja responden al nombre de los elementos que hacían luminiscentes a sus agujas y dígitos. Para el caso del Panerai Submersible Chrono Guillaume Néry Edition se trata de la Luminor, con su harto reconocible guarda corona patentado. Estamos hablando de un calibre P.9100 dentro de una caja de 47mm. Por supuesto que, siendo una pieza que debe ser cómoda, está realizada en titanio para asegurar que su peso no sea un incordio.

 

Su inspiración se refleja claramente en la elección de un azul-celeste muy Cousteau para el dial de cerámica ultra dura y el strap mientras que la carátula menta el color y la textura de la piel de un tiburón. Los elementos luminiscentes se ven en blanco y se mantienen visibles aún en la oscuridad absoluta.

 

Por si le falta algo habíamos comentado que se trataba de dos versiones y la segunda, limitada a apenas 15 ejemplares, viene totalmente en negro. Y llega con una invitación exclusiva para quien decida comprarlos para una excursión a Moorea, en la Polinesia Francesa, buceando con ballenas junto al mismísimo Guillaume Néry.