Espíritu de Guatemala

Tierra de sol, Guatemala se ha destacado desde siempre por la calidad de su rones. Y gracias a los buenos oficios de Miguel Dellepiane y su gente ahora podemos disfrutar el top de la linea de rones Botran en el país.

Para introducirlos entre nosotros se convocó  en el Hotel Alvear Art a un grupo de periodistas especializados y bartenders para una presentación de lujo (de un producto de ídem) que más acabó pareciéndose a una master class en el tema. Es que no era para menos si tenemos en cuenta que la maestra de ceremonias fue nada menos que la Brand Ambassador Global de la marca, Isabel Medina. Simpática hasta la médula, Medina dio una serie de precisiones sobre su producto dejando en claro el porqué de la denominación premium de los productos Botran.

Comenzando por su misma esencia, el primer prensado de la caña. Ya de por si para estos rones (se presentaron el Reserva 15 años y el Solera de 18) se utilizan tres variedades distintas de la misma. Y con la capital diferencia de que en la fabricación no se utiliza melaza sino miel virgen. Esta denominación pertenece a un producido fruto de la primera prensada de la caña. Ya con este arranque este ron en ciernes se va redondeando mediante el sistema de Solera, un método que tomaron prestado de la producción de jeréz.

Básicamente podemos decir que el Botran Reserva 15 años se va abriendo en la copa de una forma interesantísima y, aunque sus creadores lo tienen pensado para la alta coctelería, tranquilamente podría beberse solo.

Cuando ya pasamos al Botran Solera 18 años nos encontramos con un producto realmente de excelencia, noble, complejo y que, para quien guste, casa de maravillas con un habano potente.

Orgullosos, ambos productos están merecidamente bajo el paraguas de la Denominación de Origen Protegida “Rones de Guatemala”