Ciento once brindis

De los griegos para acá la magia de los números es algo que siempre ha atraído a los seres humanos. Y ni qué hablar de cuando esos números se refieren a alguna celebración. Justamente en las postrimerías de un año donde la coyuntura no dejó mucho lugar para el festejo fue más que bienvenida la ocasión de desempolvar nuestras galas para asistir a la convocatoria de Finca Flichman en los bellos jardines de la Embajada de Portugal. Un poco porque cuando llegaron los 110 no se podía emplazar convocatoria alguna a la bodega le cupo ahora el festejo capicúa 111.

 

Como desde hace un tiempo Finca Flichman pertenece a Sogrape, un grupo dedicado al vino premium de origen portugués, fue que la entente terminó realizándose en su sede diplomática.

 

Pleno de ánimo festivo se esperaba la presentación de una edición especialísima, el Finca Flichman Aniversario 111, junto a etiquetas selectas de la línea Dedicado además de un cierre con los rutilantes portos Sandeman.

 

Este cumpleaños más que  centenario contó con las  participaciones de Fernando da Cunha Neves, Presidente del Grupo Sogrape que viajó exclusivamente para la velada, David Levy, CEO de la bodega y , a la hora de presentar al vino estrella de la noche a su recientemente incorporado Jefe de Enología, Rogelio Rabino.

 

«Cuando me plantearon la idea del 111 lo primero que pensé es «tiene que ser 100 por 100 Barrancas«comenta el enólogo. «Esta zona de Maipú, que llegó a tener una enorme prerrogativa dentro de la industria, poco a poco fue desplazándose del centro de la escena, pero en el caso de Finca Flichman tiene que ver indivisiblemente con nuestros orígenes. Así que me puse a buscar lotes de barricas, de fudres y tanques con la intención de hacer un vino tradicional pero también con algo de modernidad. Por eso el Cabernet, el Malbec y el Syrah provienen de los parrales más antiguos de la finca  y el toque novedoso viene con la incorporación de la Ancellota y el Petit Verdot. Con esa idea del corte luego empecé a probar barrica por barrica más con el objetivo final en mente antes que ir calculando porcentajes. Así armé este pentavarietal que finalmente fue envasado en agosto de 2020. Más allá de este vino en particular estamos enfocando esta nueva etapa con la intención de modernizar Finca Flichman pero sin dejar de tener en cuenta a aquellos que nos siguen hace años. Pensamos en dar una vuelta de tuerca, ajustar algunas líneas pero sin perder la elegancia y la complejidad de nuestro perfil histórico sumándole un toque de modernidad

 

Y bien que lo logra. Este Aniversario 111 utiliza uvas provenientes exclusivamente de Barrancas  con tres partes mayoritarias iguales de Syrah, Cabernet Sauvignon y Malbec completados con sendos 5% de Petit Verdot y Ancellota. El resultado es un vino de gran elegancia que recuerda un estilo europeo pero moderno, que pivota un poco más en la acidez que en la concentración. Hay una primera nariz con violetas y frutas rojas frescas, que luego se va desplegando en capas que suman complejidad. Aunque tiene un paso por madera de 12 meses con barricas de primer y segundo uso la misma está muy bien integrada y se siente más que nada como un aporte a la redondez de taninos. Luego se le dió una estiba en botella (a cada una de las 9600 que conforman la serie) de otros ocho meses antes de salir al mundo.

 

 

Deja un comentario